Visita a terreno a plantas de aguas grises y residuales: en la búsqueda de alternativas para la producción de alimentos

En medio del severo problema de sequía que sufre el país y en la búsqueda de fuentes adicionales de agua para la producción de alimentos, la comisión de recursos hídricos, sequía y desertificación del Senado le encargó el año pasado a ACHIPIA una evaluación de riesgos en aguas grises, definidas estas últimas por ellos mismos como aquellas “aguas servidas domésticas residuales provenientes de las tinas de baño, duchas, lavaderos, lavatorios y otros, excluyendo las aguas negras” que se pueden usar en riegos de cultivos agrícolas, salvo los de frutas y verduras que crecen a ras de suelo o suelen consumirse crudas.

La evaluación de riesgos en aguas grises se está trabajando en ACHIPIA bajo la coordinación del Programa Nacional Integrado (PNI) de uso de aguas grises en agricultura, en colaboración con el grupo de investigación de la Dra. Bing Wang de la Universidad de Nebraska Lincoln, aliado de la Agencia. El estudio tiene como objetivo determinar si la reutilización de aguas grises es segura o no para la irrigación de hortalizas que crecen a ras de suelo y son consumidas crudas, uso que actualmente no se encuentra permitido, y a la vez entregar recomendaciones de gestión.

En el marco del PNI de aguas grises, una delegación de la Agencia, encabezada por el secretario ejecutivo, Diego Varela, en compañía de un equipo de la dirección central de CNR y de la consultora Ingemab, visitó el pasado miércoles 6 de abril la planta Solución Individual Tratamiento Aguas Grises Domiciliarias en Aculeo para conocer y revisar los tratamientos de filtros naturales (pequeños humedales) que se encargan de filtrar principalmente la materia orgánica del agua proveniente de lavamanos, duchas y lavadoras con el fin de reutilizarlas en el riego de árboles frutales. Esta agua luego de la filtración se reutiliza diariamente y ha permitido regar más de 30 árboles frutales y arbustos. Adicionalmente, la calidad de agua final ha cumplido favorablemente con los parámetros normativos, de acuerdo con la Norma Chilena N° 1.333.

Fuente: Achipia